Patricia: ayudar es agradecer

Ex Beneficiaria de Casa Eudes

Mi nombre es Patricia Turbay, ingresé a Casa Eudes en 1985 cuando cursaba secundaria, en ese tiempo mi abuela murió, situación que afecta mi vida ya que era mi único apoyo.

Mi primera noche en Casa Eudes fue de lo más difícil que me sucedió en la vida ya que me sentía sola y sin protección alguna. Con el pasar de los días me fui adaptando a la rutina y a las actividades que se realizaban diariamente, como el ir a la escuela, hacer las tareas y labores propias de la casa.

La calidez y cariño de las madres fortalecieron mi autoestima y seguridad así fui encontrando poco a poco a la familia que había perdido. Al estar en Casa Eudes aprendí buenos hábitos en el estudio y valores morales que fueron fortaleciendo el desarrollo de mi persona.

Concluí mi secundaria y preparatoria. Al llegar a la etapa profesional con 19 años de edad ya no vivía en Casa Eudes aún así las religiosas estaban al tanto de mi, ayudando con la colegiatura y libros ya que frecuentemente me visitaban en una casa de huéspedes hasta el día que me gradué como contador público.

Posteriormente ya concluyendo la universidad he mantenido una estrecha relación con Casa Eudes impartiendo clases de inglés a las niñas y actualmente en el área de procuración de fondos con la finalidad que las niñas y jóvenes reciban las oportunidades que en su momento se me brindaron.

« Anterior Natalie Martínez: Un proyecto Siguiente » Evelín Itzel: Un esfuerzo constante