Miriam Denise: Siempre tuve sueños

Me nombro una afortunada beneficiaria que lucha por sus metas

Soy una afortunada beneficiaria de Fundación quiera y hoy me encuentro aquí orgullosa de estar apunto de concluir mi carrera, logro que comparto con la fundación. Me encuentro aquí compartiéndoles mi felicidad y un poquito de mí.

Soy Miriam Denise, nací y crecí en uno de los tantos barrios de colonias marginadas que existen en el D.F. con una familia que poco a poco fue creciendo, vivo con mis papás, hermanos y sobrinos sumando 12 personas juntas, con los integrantes también crecieron las carencias y aunque el amor nunca nos ha faltado a veces se necesita un poco más que deseos de salir adelante.

Mi contexto es complicado, la pobreza es símbolo de nuestro barrio, las adicciones, el crimen, la violencia, los abusos, los embarazos adolescentes, la deserción escolar no son ajenos a mi vida; estos problemas se han llevado amigos, han conducido dolorosamente a familiares jóvenes a las drogas, amigos a la cárcel… incluso a la muerte.

No elegimos vivir aquí, no elegimos tener tantas carencias, es por eso que me nombro una afortunada beneficiaria porque no imagino que hubiera sido de mi de no haber contado con el apoyo de Quiera, siempre tuve sueños, siempre quise estudiar, conocer, hacer una carrera profesional y este sueño que un día fue lejano, hoy es palpable gracias a que una fundación sin conocerme creyó en mi e hicieron que yo creyera en mi.

Fundación Quiera, me hicieron conocer otros mundos y le quitaron las limitantes a mis deseos, mi logro es su logro y con esta satisfacción y entusiasmo les digo a mis compañeros:

Somos muy afortunados, a pesar de vivir en colonias marginadas, ser rodeados por la violencia y muchas carencias, somos sobrevivientes pues se nos han dado virtudes que gracias a Fundación Quiera no hemos ignorado y por eso estamos aquí, apuesto que las distancias no han sido cortas pero no han sido obstáculo para llegar a la meta.

« Anterior Lourdes Martínez Miranda: Testimonio de Diplomado del programa de Educación Siguiente » Leslie: Un cambio de vida